RESUELVE TUS DUDAS

Antes de realizar ningún tratamiento tengo por norma estudiar a fondo a mis pacientes, incluido el examen de su piel. En Clínica Alcolea nos gusta trabajar sobre seguro, para lo cual elegimos productos de máxima calidad con los cuales no hemos observado ninguna reacción alérgica ni otros efectos secundarios. A lo largo de los años he tenido que tratar pieles sensibles y reactivas, con las cuales no ha habido ningún problema después de practicar los tratamientos, al contrario la piel ha mejorado de aspecto y su sensibilidad ha disminuido o ha desaparecido.

Es habitual que las personas nos pidan discreción cuando actuamos sobre una parte tan visible como la cara. Siempre comento que podemos añadir pero no quitar, lo que significa que, en determinados casos como el suyo, procedemos de modo progresivo, con actuaciones discretas encaminadas a que los cambios no se produzcan de forma brusca sino gradual, para lo cual se realizan en distintas sesiones sin problema.

El número de sesiones es variable. Depende de diversos factores: grado de celulitis, edad de aparición, edad de la paciente, zonas de distribución y otros factores acompañantes que hay que tener presentes al elaborar la historia clínica. En líneas generales se puede hablar de 8 a 12 sesiones una vez por semana, y las mismas cada dos semanas antes de pasar a mantenimiento a razón de una sesión al mes o cada dos meses.

Si hay celulitis lo correcto es hacer mesoterapia porque es el único tratamiento que va dirigido contra las alteraciones que suceden en la celulitis. Si por el contrario, lo que se han producido son retracciones y esto se traduce en una piel desigual puede requerir tratamiento para eliminar esas bridas. Normalmente lo primero y aconsejado es tratar la celulitis, incluso aunque la liposucción estuviera indicada por exceso de grasa en alguna región concreta.

La mesoterapia es un tratamiento local y sus resultados son locales y no generales. Por ello sólo puedo ayudar en las zonas en que se está infiltrando, pero de ningún modo es una alternativa a una dieta bien planificada. Esto último es lo que nos va a modificar el peso haciendo que se pierda la grasa en cualquier localización, las infiltraciones ayudarán en las zonas que lo requieran, siendo un tratamiento complementario en el caso de sobrepeso u obesidad y un tratamiento excelente en las zonas con celulitis.

En su caso la recomendación no puede ser otra más que la de seguir una dieta estudiada para su caso particular y conducida por un médico. Si la dieta es adecuada y hay vigilancia médica no tiene porque estar contraindicada, al contrario porque se beneficiaría mucho al perder el exceso de grasa, incluso el estado de ánimo mejora de forma importante. Lo que no estaría indicado es practicar sólo mesoterapia.

Por supuesto que no es correcto. Si el diagnóstico es de celulitis masajes y algas pueden ser un complemento pero el tratamiento correcto es la mesoterapia. No hay que olvidar que la mesoterapia funciona mejor cuanto más precoz es el tratamiento. La celulitis es un problema crónico y requerirá cuidados diferentes en etapas y grados diferentes, pero nunca se resolverá si el tratamiento es parcial. Con las medicaciones disponibles y utilizadas correctamente no se producen efectos de rebote. No hay que confundir efecto rebote con aumentos importantes de peso, tratamientos inadecuados o el propio curso evolutivo de la celulitis si no se contemplan tratamientos de mantenimiento. Además el seguimiento puede hacerse mediante termografía, la mejor técnica para seguir el problema.

Los límites de edad corresponden a un estudio clínico determinado. La edad no influye en este tipo de tratamiento, ya que el producto de tratamiento empleado es un ácido hialurónico, que aportará volumen para uniformar el aspecto de las manos, atenuando el excesivo relieve de los huesos y los tendones, al tiempo que produce una hidratación en profundidad.

Las marcas propiedad de terceros que aparecen citadas en la Web lo son a título meramente informativo, para ilustrar o complementar la descripción de los tratamientos a los que se refieren, sin que el centro perciba en ningún caso remuneración alguna por dicha inclusión ni exista colaboración comercial alguna entre ambas partes a efectos publicitarios.