RESUELVE TUS DUDAS

Las manchas que tiene posiblemente serán queratosis, producto de la exposición reiterada de las manos al sol durante años sin la debida protección. No obstante, las manchas están en la superficie de la piel, por lo que el tratamiento para las manchas es distinto que el tratamiento de relleno de las manos que se realiza más profundamente. Para tratar estas manchas, varios tratamientos por separado o combinados son posibles, por citar algunos, tenemos peelings con diversas sustancias, luz pulsada interna (un tipo de luz parecida al láser) o diferentes láseres. El orden de los tratamientos, si primero el relleno o antes tratar las manchas es indiferente.

El sexo en este caso no es relevante, pues igual funciona el tratamiento en un hombre que en una mujer. Las manos en los varones suelen ser más grandes que en las mujeres, lo que significa que para el tratamiento se necesite una cánula un poco más larga, pero con las mismas características de flexibilidad y grosor. El resultado es igual de bueno.

Debido a las características de los equipo es posible tratar todos los fototipos de piel. Los ensayos clínicos documentan su seguridad y efectividad. Además el tratamiento se realiza por un médico especializado y con años de experiencia.

La IPL puede cubrir áreas extensas de forma rápida, al tiempo que trata numerosos pelos en cada pulso de luz. A modo de ejemplo, unas axilas pueden tratarse en 5 minutos y la espalda o piernas completas en unos 45 minutos.

Tanto hombres como mujeres o niños de cualquier color de piel. La Luz Pulsada Intensa se adapta al color de la piel, grosor del pelo y área corporal. La excepción, hasta hace poco era el pelo blanco, rubio y fino, pero ya adelantamos que este pelo en la actualidad puede tratarse con los mismos buenos resultados que el pelo negro sobre pile blanca, debido a nueva tecnología que ya disponemos.

La Luz Pulsada Intensa ofrece un tratamiento duradero y de resultado muy superior en zonas extensas frente a sistemas de depilación puramente estéticos, los cuales se caracterizan por un número interminable de sesiones, que lo que producen es crecimiento de un pelo en miniatura, que hasta el nuevo sistema de depilación de pelo fino era casi imposible de eliminar.

La depilación eléctrica proporciona una buena eliminación de pelo, pero es incómoda, dolorosa y lleva años para zonas extensas. El rasurado dura pocos días e irrita la piel. La cera puede tratar áreas extensas, pero puede producir alergias e inflamaciones y mancha la piel como la zona del labio superior o las ingles.

Los últimos estudios han encontrado una fuerte relación entre el acné y el consumo de productos ricos en azúcares o hidratos de carbono, sobre todo aquellos que contiene los llamados hidratos de carbono con alto índice glucémico. El índice glucémico indica la capacidad que tiene un determinado alimento de elevar la secreción de insulina tras ser consumido. No tiene que ver con las calorías del alimento sino la forma en que se metaboliza en el organismo. Entre los alimentos con altos índice glucémicos tenemos bollería industrial, pan blanco, o arroz tipo bomba por citar algunos, pero la lista es amplia. También la leche ha sido objeto de estudio y estás en el punto de mira de aquellos productos que podrían favorecer el desarrollo del acné.

También se ha encontrado una fuerte relación entre la obesidad y el acné moderado y severo. Esto es muy evidente en las llamadas sociedades occidentales, debido al crecimiento exponencial de la obesidad infantil. No hay que olvidar que la obesidad produce alteraciones hormonales, en concreto sobre la insulina. De hecho, la pérdida de peso en los niños obesos contribuye a mejorar el acné.

La mayoría de las personas que tienen acné mejoran cuando toman el sol, si bien suelen empeorar mucho cuando dejan de tomarlo. Las quemaduras solares deben evitarse siempre, la piel envejece antes y aumenta el riesgo de sufrir cáncer de piel. Por otra parte, hay muchos tratamientos para el acné, como determinados antibióticos, que contraindican la exposición solar intensa.

Las personas con acné deben evitar todos los cosméticos que pueden actuar como "comedogénicos", es decir los que producen empeoramiento de las lesiones, incluidas cremas "hidratantes", maquillajes y fotoprotectores. En caso necesario se prescribirán productos "no comedogénicos" para ocasiones especiales como fines de semana, que deberán limpiarse adecuadamente. El acné evoluciona mejor y en menos tiempo cuando se respetan las indicaciones de cremas y maquillajes apropiados.

Al ser una enfermedad inflamatoria que cursa con infección bacteriana, la manipulación irrita más la piel y ayuda a diseminar los gérmenes, lo que conducirá a que la curación del acné se alargue mucho, con más posibilidades de desarrollar cicatrices.

Las marcas propiedad de terceros que aparecen citadas en la Web lo son a título meramente informativo, para ilustrar o complementar la descripción de los tratamientos a los que se refieren, sin que el centro perciba en ningún caso remuneración alguna por dicha inclusión ni exista colaboración comercial alguna entre ambas partes a efectos publicitarios.