Varices

Eliminación sin cirugía

La esclerosis de varices es el tratamiento de elección para eliminar varices sin recurrir a la cirugía.

Dependiendo del tipo de esclerosante se pueden eliminar desde las pequeñas arañas vasculares hasta las grandes varices tronculares.

Debemos a los Dres. Cabrera y García Mingo de España y al Dr. Tessari de Italia el poder esclerosar las grandes varices que antes estaban reservadas a la cirugía.

Este cambio radical en el tratamiento viene avalado por dos pilares fundamentales: la obtención de una microespuma densa y estable y la punción de la variz guiada por ecógrafo.

Las varices superficiales que nuestros pacientes pueden reconocer en ellos mismos pueden ser de varios tipos:

  1. Telangiectasias: Son vénulas intradérmicas permanentemente dilatadas. Según su calibre y profundidad pueden verse:
    • Rojas, también llamadas arañas vasculares. Su diámetro es inferior a 1 mm.
    • Azules o violetas, de forma arborescente o como filamentos de escoba, poseen un diámetro alrededor de 1 mm.
  2. Varices reticulares: De color azulado, a veces verdoso, de 1 a 3 mm de calibre o más. Pueden ser intradérmicas o subcutáneas. En ocasiones se asocian a las telangiectasias o pueden ser su causa. Son muy comunes en la cara lateral de la pierna tanto por encima como por debajo de la rodilla.
  3. Varices tronculares: Son varices subcutáneas, de gran calibre. Cuando la persona está de pie se ven claramente porque su dilatación hace relieve sobre la piel. Pueden corresponder a varices de las grandes venas de la pierna como la safena mayor y menor o ser ramas accesorias de las anteriores. Pueden encontrarse a lo largo de la cara interna de la pierna, cara posterior y lateral de la pantorrilla o cruzando la cara anterior del muslo.
  4. Corona flebectásica: Se llama así a las telangiectasias intradérmicas localizadas en la cara interna o externa del pie. Cuando aparecen pueden ser la primera señal de una enfermedad varicosa avanzada, lo que obliga a efectuar exploración Doppler.
  5. Perlas varicosas: Son dilataciones pequeñas y elevadas, como una ampolla de color azul violáceo. Pueden encontrarse en cualquier localización y tener complicaciones como varicoflebitis o hemorragia. También suelen expresar enfermedad varicosa de larga evolución.
  6. Varices perineales: Se producen en mujeres durante el embarazo y son indicativas de congestión pélvica. En muchas ocasiones persisten después del parto.

Las varices pueden ir acompañadas de otros signos, no siempre específicos, como pesadez o sensación de cansancio de las piernas. El dolor suele estar ausente y no es demasiado relevante. Otros signos que podemos encontrar son los siguientes:

  • Edema: Incremento perceptible de líquido en el tejido subcutáneo en el cual puede quedar marcada la impronta del dedo bajo presión. Suele estar limitado al tobillo pero puede extenderse hasta el pie o la pierna.
  • Pigmentación: De color marrón oscuro, inicialmente punteada que puede confluir en manchas extensas con el paso del tiempo. Al principio limitada al tobillo, pero puede llegar hasta el tercio superior de la pantorrilla.
  • Eccema: Erupción rojiza, con pequeñas ampollas, a veces con picor importante, con exudación o descamación de la piel. Suele encontrarse en la proximidad de venas varicosas y en ocasiones extenderse a otras zonas de la pierna.
  • Lipodermatoesclerosis: Es un signo de enfermedad venosa severa, corresponde a inflamación crónica con posterior fibrosis de la piel e incluso del tejido subcutáneo. Se percibe como una zona indurada que no se deprime con la presión.
  • Hipodermitis: Es una forma aguda de la anterior, por tanto habrá signos de inflamación, zona caliente y roja, además de induración.
  • Atrofia blanca: Expresa también enfermedad varicosa avanzada, son áreas de color blanco nacarado distribuidas entre capilares dilatados y zonas hiperpigmentadas.
  • Úlcera venosa: Es la peor evolución que puede tomar la enfermedad varicosa crónica. Son difíciles de cicatrizar sino se actúa sobre las varices responsables de su aparición.

Antes del tratamiento

Antes de iniciar ningún tipo de tratamiento es obligada la exploración clínica completa, territorios con varices, tipo de varices, alteraciones de la piel, coincidencia con otras patologías. Se realizan fotografías de todas las zonas porque es de primordial importancia para el seguimiento de nuestro paciente.

Igualmente se realiza un Eco-Doppler de ambas piernas, esta prueba no invasiva permite examinar el sistema venoso para detectar alteraciones del mismo en aquellas venas que no son asequibles a la exploración directa, sea en el sistema de venas profundas o en el sistemas de las venas safenas. Es una temeridad y una falta grave realizar esclerosis de varices sin haberlo realizado. Sin ayuda del Eco-Doppler no podemos diseñar el tratamiento más idóneo para resolver el problema varicoso. De hecho es como nuestros ojos dentro de la variz.

Tratamiento

El procedimiento consiste en inyectar un líquido o microespuma esclerosante dentro de estas venas enfermas para su eliminación. El líquido irrita y destruye la capa interna de la vena varicosa. Esto no daña a la circulación, todo lo contrario, la ayuda a eliminar un vaso anormal e innecesario. Varias inyecciones pueden ser necesarias para eliminar un área de arañas vasculares o varices. Las inyecciones se realizan mediante aguja fina y no son dolorosas.

La elección sobre líquido o microespuma depende del calibre y extensión de las varices que vayamos a tratar. Cuando son muy gruesas o muy extensas es preferible la microespuma porque esta no se mezcla con la sangre sino que la desplaza y el contacto con la variz es mejor y se distribuye bien, además de contar con la ventaje de que la microespuma es visible mediante ecógrafo lo que permite saber donde llega y confirmar que el vaso se ha cerrado.

La esclerosis con microespuma inyectada bajo control ecográfico se está convirtiendo cada día más en una magnífica alternativa a la cirugía. En muchas ocasiones basta con una o dos inyecciones para eliminar una variz que, de otra forma, requiere ingreso hospitalario, paso por quirófano y días de baja. Con este procedimiento la persona puede continuar su vida normal de inmediato, es un procedimiento ambulatorio y puede repetirse en caso necesario porque se trata de una simple inyección, eso si, en el lugar adecuado.

Otros tratamientos como el láser endovenoso o la combinación de láser endovenoso y radiofrecuencia son posibles pero son procedimientos más invasivos y requieren tratamiento en quirófano.

El láser aplicado externamente puede actuar en varices reticulares y telangiectasias, pero en contra de lo que pueda parecer debe llevarse compresión y tiene las mismas exigencias que la escleroterapia. Estos láseres no son adecuados para el tratamiento de varices tronculares.

Por último la flebectomía segmentaria, un procedimiento quirúrgico para eliminar varices mediante extracción de las mismas, tiene el inconveniente de ser un procedimiento que puede dejar cicatrices aunque sean pequeñas. Y no deja de ser una intervención.

Después del tratamiento

Terminada la sesión se coloca una calza de compresión graduada y adaptada al calibre de la pierna que se llevará los días que se indican dependiendo del tipo de varices que estamos tratando. Normalmente entre 3 y 5 días para las varices tipo araña vascular y para las reticulares. En el caso de varices tronculares realizadas con microespuma, habrá además una compresión excéntrica sobre la propia zona porque la variz es más gruesa.

Inmediatamente hay que pasear y se reanudan las tareas habituales haciendo vida normal.

Se evitan los deportes fuertes en los primeros días, así como tomar sol o UVA.

Resultados

La mayoría de las personas que han hecho escleroterapia se han visto libres de varices, mejorando notablemente su apariencia estética y con buena funcionalidad hemodinámica.

El número de tratamientos necesarios para eliminar el estado varicoso, difiere de unos pacientes a otros, depende de las varices y venas de araña presentes.

La desaparición de las varices es un proceso lento que, en el caso de las gruesas, puede durar de uno a seis meses.

Entre los efectos secundarios más frecuentes tenemos:

  • Hematomas o morados. Su duración es breve, cuestión de días. Normalmente se prescriben cremas específicas para su resolución.
  • Manchas o pigmentaciones de color marrón claro. Aparecen como consecuencia de la inflamación y suelen ser más frecuentes en personas con enfermedad varicosa de larga evolución. Con cremas adecuadas suelen desaparecer entre 3 semanas y 3 meses. Aunque raro pueden persistir hasta 1 año.
  • Matting o red de telangiectasias muy finas que aparecen en el trayecto de alguna variz mayor que se ha esclerosado. Lo mejor es prevenirlos, de ahí la importancia de la compresión después del tratamiento. Su tendencia es a desaparecer, aunque a veces precisan tratamiento.

Preguntas Frecuentes

¿Es doloroso el tratamiento?
No. Se emplean agujas muy finas y el esclerosante es indoloro. En ocasiones puede notarse ligero picor o escozor.
¿Aparecen morados?
Sí, pueden aparecer. Suelen resolverse rápidamente, ayuda a ello la calza de compresión que se lleva.
¿No quedan manchas tras el tratamiento?
En ocasiones pueden aparecer manchas. Nosotros indicamos cremas específicas para que desaparezcan. Normalmente las manchas no son permanentes en nuestra experiencia, es muy raro que duren más de tres meses.
¿Se puede tomar sol o UVA?
Durante el tiempo que se hace escleroterapia no es conveniente aunque no se ha demostrado que el sol pueda contribuir a que haya más manchas, pero si es responsable por el calor de mayores dilataciones en las varices. Por ello los tratamientos se llevan a cabo de octubre a mayo. Una vez finalizado el tratamiento y tras la visita de control de forma individual indicamos a cada paciente cuando puede tomar sol, siempre con protección adecuada.
¿Se puede hacer escleroterapia aunque se haya realizado cirugía de varices?
Por supuesto. Una de las indicaciones principales de la escleroterapia son las varices recidivadas, es decir varices que reaparecen de nuevo. Lo importante es resolver el problema varicoso de la manera más satisfactoria posible a nuestro paciente. La cirugía actualmente está pensada para solucionar problemas hemodinámicas en las grandes insuficiencias, no para resolver todas las varices que puede presentar una persona. Por eso todas las personas que se ha sometido a cirugía si quieren verse libres de varices han de hacer tratamientos complementarios.
Tengo 43 años y hace 5 años hice varias sesiones de varices, entonces no me realizaron Eco-Doppler y ahora vuelvo a tener varices, incluso diría que son las mismas. ¿Puedo volver a tratarlas? ¿Aparecerán de nuevo?
En primer lugar, se debería haber hecho Doppler para descartar que no hubiera otros problemas por ejemplo alguna insuficiencia no detectada a simple vista. También hay que tener en cuenta que aunque se haga todo bien, Doppler, esclerosis, compresión, puede aparecer de nuevo la misma variz, de ahí la importancia de las fotografías, porque las varices pueden ser las mismas o nuevas en los mismos territorios. En cualquier caso si el tratamiento ha sido correcto y aparecen de nuevo las varices pueden volver a tratarse, no hay que olvidar que es un procedimiento sencillo, para el médico entrenado, y que puede repetirse las veces que sea necesario.

SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

Póngase en contacto con nosotros y resolveremos todas sus dudas sobre nuestros tratamientos.