Mesoplastia

Rejuvenecimiento sin cirugía

La mesoplastia es un tratamiento para rejuvenecer la piel del rostro, cuello y escote. Se entiende como un tratamiento integral donde combinamos diversos tratamientos antienvejecimiento. Ácido hialurónico reticulado para soporte en zonas estratégicas o relleno de arrugas y surcos, y ácido hialurónico no reticulado, vitaminas, aminoácidos, coenzimas, ácidos nucleicos, minerales y oligoelementos para rehidratación profunda, alimentación celular adecuada y neutralización del exceso de radicales libres, lo que se traducirá en una piel renovada, luminosa y tersa.

El objetivo último del tratamiento es revitalizar la piel, o bien prevenir de forma activa que los factores implicados en el envejecimiento se manifiesten. Esa revitalización hay que entenderla en sentido amplio mejorando el grosor de la dermis, aumentando la actividad de los fibroblastos (células responsables de la producción de nuevo colágeno entre otras importantes funciones). Además el ácido hialurónico es el elemento que más contribuye a la hidratación de la piel, mejorando la tensión de la misma.

En el momento actual es el mejor y más completo tratamiento antienvejecimiento que podemos ofrecer a nuestros pacientes sin tener que pasar por el quirófano.

Antes del tratamiento

Es conveniente la toma de Árnica 9 CH tres días antes y el mismo día para minimizar los moraditos que pueden surgir.

Se realizan fotografías de control para poder ser lo más objetivos posibles en la evaluación de resultados.

Para que sea absolutamente confortable se realiza con anestesia en crema previa al procedimiento.

Como el dolor es muy subjetivo, en determinados pacientes podemos realizar anestesia mediante inyección.

Tratamiento

El tratamiento se realiza con aguja muy fina y se trabaja en las zonas que necesitan ser revitalizadas, sobre cejas, zona frontal, alrededor de los ojos y de los labios, en las mejillas, sobre el cuello y escote. Se comienza siempre por las zonas más deterioradas o sobre aquellas que es imprescindible una actuación previa y en función del daño que queramos corregir.

Se reconstruyen las zonas que están dañadas, surcos nasogenianos y del canal lacrimal, arrugas de labios, de las comisuras y de las mejillas. Se reparten columnas de tensión donde son necesarias para dar soporte y firmeza al rostro y se entrelazan las vitaminas a modo de hilos químicos para crear zonas sanas en la piel a partir de las cuales comienza una auténtica regeneración que perdurará en el tiempo.

En estas zonas se realiza una mesoterapia con la mezcla ya preparada de los principios activos mencionados. Se depositan pequeñas cantidades de medicación en las zonas elegidas.

Si lo que se desea es dar más volumen en algunas zonas, realzar mejillas o mentón puede hacerse, pues disponemos de los materiales adecuados, sin necesidad alguna de cirugía.

En ocasiones podemos realizar si la persona lo requiere, rinoplastia, corrección de la nariz, igualmente sin cirugía y dentro de la sesión de mesoplastia.

Después del tratamiento

Se aplica frío a la piel para disminuir el enrojecimiento y los posibles moraditos.

Al día siguiente se realiza vida normal, pudiendo emplear maquillaje y seguir con los cuidados habituales para la piel.

Los resultados son casi inmediatos, están en función de los cuidados que esa piel tenga, así como de la edad de nuestra paciente y de los tratamientos antienvejecimiento que se haya ido haciendo.

Resultados

Desde la primera sesión la piel lucirá más luminosa y tersa, a medida que transcurren los días se verá más hidratada y en las sesiones sucesivas se apreciará más reafirmada y menos descolgada.

Es importante recalcar que cualquier persona de cualquier edad puede tener una notable mejoría, siendo esta mayor cuando los cuidados comienzan de forma más temprana. En las pieles más jóvenes no necesitaremos tanto ácido hialurónico como en las más maduras, pero si las mismas vitaminas aunque diferente dosificación.

Preguntas Frecuentes

¿Se puede combinar con otros tratamientos?
Por supuesto que sí. No hay un tratamiento único para todo y para todos. Es absolutamente normal y habitual asociar tratamientos para lograr los mejores resultados, algunos los podremos realizar en la misma sesión y otros tendrán que hacerse en sesiones separadas. En casos de flacidez puede realizarse Sculptra.
Además se puede combinar con Peelings, Láser, Luz Pulsada o Radiofrecuencia (Thermage).
¿Son muy visibles las señales de las inyecciones?
No, pues se utilizan agujas muy finas. Normalmente al cabo de 12-24 horas no suelen quedar señales, además se puede emplear maquillaje. En el caso de la primera vez que se realiza mesoplastia, sobretodo si se necesitan reconstrucciones más amplias, puede haber más inflamación y el riesgo de morados es mayor.
¿Puede haber efectos secundarios desagradables?
Los efectos secundarios más frecuentes ya se han comentado y son los hematomas o morados. Con el tratamiento adecuado no suelen durar más de una semana. Aunque muy infrecuente puede haber alergia a los productos que, lógicamente, se tratará del modo adecuado. No hay que olvidar que ante todo es un tratamiento médico realizado por un profesional médico
¿Cuántas sesiones se necesitan y con qué frecuencia?
El número de sesiones es variable dependiendo de varios factores, edad, cuidados de la piel, tratamientos anteriores, etc. En general, con 3-4 sesiones ya podemos tener buenos resultados en la mayoría de los casos.

El mantenimiento depende de las variables anteriores. En líneas generales pueden requerirse de 3 a 6 sesiones por año.

SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

Póngase en contacto con nosotros y resolveremos todas sus dudas sobre nuestros tratamientos.